En este tipo de contenedores, los limites varían entre las diferentes navieras, ya que algunas disponen de contenedores reforzados capaces de aceptar más peso del estándar. Sin embargo, los limites los suelen marcar la capacidad de las grúas en los puertos de origen/transbordo/destino. Un rango aceptable puede variar entre las 35-50 toneladas.