La partida arancelaria es un buen punto de partida para conocer los materiales que estamos transportando pero generalmente la mercancía peligrosa exige un mayor nivel de detalle.

La partida arancelaria aplica a cualquier producto comerciable (peligroso o no) centrándose únicamente en las variables económicas bajo las que se realiza la compraventa mientras el código ONU se limita a materiales que pueden suponer un riesgo a la salud y seguridad de las personas y el medioambiente, en este caso, el interés se centra en otras variables como son los efectos potenciales a la salud, la cantidad transportada, tipo de embalaje, con que mercancía comparte medio, etc…