La manta térmica es un tejido capaz de mantener la temperatura con 10-20º de diferencia con el exterior, además de proteger de olores, condensación y suciedad, en cualquier caso existen una gran gama de grosores donde podría soportar mayores diferencias de temperaturas.