En base a la clasificación de sustancias potencialmente peligrosas mantenido por la ONU, las agrupaciones y comités de expertos generan para cada medio de transporte los reglamentos que recogen las condiciones bajo las que cada mercancía debe ser embalada, manipulada, segregada y transportada para mantener un nivel de seguridad aceptable sobre las personas y el medioambiente.